Antecedentes Históricos del Señorío y Condado de Bureta

La construcción del primer castillo o palacio de Bureta es debida a los moros. Según dice Zurita, los pueblos de los alrededores de Borja, y por tanto el castillo de Bureta fueron conquistados a los moros hacía 1116. A mayor abundamiento el castillo, según he podido constar en una de las cartas escritas por el Conde de Bureta, el palacio se edifica sobre lo que constituía la aljama de moros de este lugar.

 

En la Bula del Papa Eugenio III sobre límites del Obispado de Zaragoza, en 1417 se nombra a Bureta, y lo mismo en las Bulas de los Papas Alejandro III y Alejandro IV, en 1172 y 1260.

 

Según Zurita en 1137 en la guerra contra los navarros se encomendó la defensa del castillo de Bureta a un Caballero llamado Roger. En 1149 don Ramón Berenguer rescató a Bureta y otros castillos que se hallaban en poder de los navarros.

 

Montemayor de Cuenca dice, que en el testamento del Rey Don Jaime, se deja el castillo de Bureta a don Pedro de Ayerbe, hijo suyo y de doña Teresa Gil de Vidaurre.

 

Formó parte del castillo de Bureta del Condado de Luna. Hay un compromiso entre el infante don Martín, hijo del rey Pedro, Conde de Luna y Señor de Bureta, y don Lope, Arzobispo de Zaragoza y Señor de Borja sobre derechos de aguas entre Bureta y Borja, hecho en Zaragoza en 15 de agosto de 1377, testificado por Sancho Martínez; y otro compromiso sobre pastos y leñas en 1376 testificado por el mismo notario.

 

En el castillo de Bureta se celebraron Cortes en 1363, en el salón llamado “de Caballeros”, y en el mismo sitio se ajustaron paces entre los reinos de Castilla y Aragón.

 

El castillo estaba rodeado de dos murallones, uno más alto que otro que servía de calzada y seguridad. La obra antigua desapareció con las reformas que hizo don Antonio Marín de Resende hacia 1670, quien construyó las galerías y gran parte del edificio nuevo, y también la Iglesia contigua.

 

El abandono y saqueo que sufrió el palacio en 1706 durante la guerra de sucesión, y los largos años que duró el pleito con la casa de Parcent, hicieron que el edificio amenazase ruina, y a pesar de una restauración que se hizo en 1799, gran parte de él, hubo que derribarlo en 1835, así como la escalera principal, haciéndose otras reparaciones en 1846, hasta que en 1856 el Conde don Manuel, comenzó la obra actual. El último torreón desapareció hacia 1860.

 

El Rey don Alonso IV de Aragón vendió el lugar y castillo de Bureta, en Lérida el 5 de enero de 1431 a don Gutierre de Nava, que ya tenía el derecho de luirlo según decreto también fechado en Lérida en 1403. Su heredero y hermano don Gonzalo de Nava, Caballero de Siracusa, lo vendió por siete mil florines de oro en 1436 a don Juan de Moncayo, quien a su vez lo hizo a don Fernando López de Saldaña y su mujer doña Isabel de Guevara, según escritura hecha en Zaragoza el 15 de febrero de 1447, ante Domingo Infant y Pedro Villanova, notarios de la misma.

 

En 1465 doña Francisquina de Bardaxí, nieta de don Juan de Moncayo, poseedora del lugar de Bureta, lo vendió a Jaime de Montesa y su mujer doña Leonor Climent, según escritura autorizada en Zaragoza el 19 de noviembre de dicho año por Martín Peralta, notario de la misma ciudad.

 

Dicho Jaime Montesa lo vendió a su vez a los cónyuges don Pedro de Francia y doña Beatriz Ruiz, según escritura hecha en Juslibol, ante Martín Vicent el 21 de enero de 1466, de quienes descienden los Condes actuales de Bureta.

 

El 10 de junio de 1447, tuvieron lugar en el castillo de Bureta las capitulaciones matrimoniales de doña María López de Saldaña, hermana de don Fernando, Señor de Bureta y Alonso de Arevalo, ante Andrés de Mendoza, notario de Borja.

 

Otra escritura hay en que Fernando López de Saldaña, Señor de Bureta, con permiso de don Juan de Moncayo, Gobernador de Aragón, vende al Comendador de Alberite, de la Orden de San Juan, y a los justicia y jurados de Magallón, el derecho de hacer un azud y acequia en el río Huecha, confrontando con prados de Bureta y con el huerto del alcami. Hecha en Bureta el 1 de diciembre de 1455.

 

En la venta hecha por don Juan Moncayo a Fernan López de Saldaña, se obliga a este, a obrar en el Castillo de Bureta por precio de 1000 florines, de los que 300 se destinan a la cerca o tapia. En esta venta, don Juan de Moncayo, hijo de Juan de Moncayo y de María de Castro, entre a Fernan López de Saldaña los siguientes documentos:

 

1. Una carta de venta del castillo y lugar de Bureta otorgada por S.M. el Rey a don Juan de Moncayo, por 7000 florines de oro, subsignada por mano del rey y con su sello en Lérida el 5 de enero de 1431 y signada por Juan Olcina, su secretario.

 

2. Otra carta de donación otorgada por el rey a Gutiérrez de Nava, del derecho de luir el lugar de Bureta, dada en Lérida, el 23 de febrero de 1430, signada por el rey y por Juan Vitelino, su secretario.

 

3. Otra carta de vendición, otorgada por el rey a dicho Gutiérrez de Nava por 15.000 florines, en febrero de 1433.

 

4. Otra carta de vendición, en la que Gonzalo de Nava, heredero de Gutiérrez, vende a Juan de Moncayo, sus derechos sobre Bureta.

 

5. Un tratado de aprobación hecho por el rey a Gonzalo de Nava, del testamento de don Gutiérrez, en 1437, signada por Andrés Gabell, en Gaeta. Todo lo cual fue hecho en Zaragoza el 2 de febrero de 1446, ante el notario Domingo Infante, siendo testigos Martín Cabrero y Luis Santangel. Por último existe una escritura sobre derechos de aguas del término de Marbadon fechada en 1438.

Casa Palacio de los Condes de Bureta

Plaza Condesa de Bureta 4 - 50547 Bureta (Zaragoza)
Tfno: +34 976 868 799
info@palaciodebureta.com

Ruta de la garnacha